CELOS

Recelo que alguien siente de que cualquier afecto o bien que disfrute o pretenda llegue a ser alcanzado por otro/a.

Sospecha, inquietud y recelo de que la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra.

No voy a analizar estas dos definiciones que da la RAE acerca de los celos. Solo las presento.

CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS.

Los celos pueden ser una obsesión. O sea, una idea fija y de tenaz persistencia que asalta a la mente.

Según la medicina china, si hay celos,  hay rabia.  Hay que mirar el hígado. Y si hay obsesión, hay que prestar atención al páncreas.

CELOS OBSESIVOS, HÍGADO Y PÁNCREAS.

Yo estoy aquí porque mi hermana mayor no nació. Le tengo que dar las gracias por la vida. Soy muy afortunada. Y, sin embargo, siento celos de ella. Celos por ser la primera; algo que yo creo que nunca podré ser. Quiero todo. Quiero estar viva y ser la primera.

¿Cómo lo puedo hacer?

Estoy viva y puedo aún estarlo más. Puedo sentirme vivísima. Puedo comprometerme con la vida al máximo, siendo yo misma y haciendo lo que amo y deseo a cada segundo.

Puedo ser la primera, sin duda. Pensar en mí antes que en otra cosa respetando mi cuerpo, mis sentimientos, mi tiempo, mi espacio, mi esencia.

También puedo limpiar mi hígado con boldo y alcachofera. Y fortalecer mi bazo con diente de león.

CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS.

Y van disminuyendo.

Cuando sentimos celos creo que estamos totalmente en el afuera, escapados/as de nuestro interior.

Lo importante es estar adentro porque desde ahí todo se observa de distinta manera. Y comienzan a funcionar bien los órganos. La propia fuerza se revela. Ya no hay necesidad, no hay miedo, desaparece la rabia, la obsesión. La claridad reina.

CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS, CELOS.

La verdad.

La verdad de quien somos, de lo que sentimos. Desterrar la vergüenza, soportándola, porque así somos. No ser un/a extranjero/a en uno/a mismo/a.

CELOS, CELOS, CELOS

Quedan las migajas. Los recuerdos.

CELOS, con tu vestigio te desheredo y construyo unas COLES que me gustan más.

Ya no hay rastro.

Una buena digestión.

Un buen AMOR.

Menstruación

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: