La mujer que se conquista

Cuando decides permanecer en tu propio mundo todo cambia. La agónica e insaciable búsqueda de seguridad en el afuera se transforma en una absoluta firmeza interna. Por fin, eres junco: enraizado, estable, certero, flexible, confiado, libre. La mujer. La mujer que se conquista a sí misma alcanza la iluminación porque en verdad siempre estuvo iluminada. […]